l
width="475" height="400">
.:Monday, May 23, 2005:.
::
Boston, we’ve got a problem.
I’m going down. I repeat, I’m going down.

El fin nos llega por detrás pero este no es mi principio. Mi principio procede al comienzo desde antes y después del final y es todo siempre ahora.
Hay quienes en una vida entera se mueren por fervor, despego y entrega a ellos mismos.
Hay quienes mueren por amor, contentos, comiendo perdices y hay otros a los que les llega un final de comedia, debajo de una buseta o cayendo de un paracaídas que nunca abrió.
Para la mayoría de nosotros no existe sino el momento inesperado que está y no está en el tiempo, el trance de distracción perdido en un dardo de luz solar, el relámpago invernal o la peste sin piedad.

Mi final parecía ser entre las llantas de un tractor y fue ahí, en ese momento en el que la vida me pasó por delante y las llantas por el lado, pero caí y por un instante pude haber jurado que había caído al otro lado
La fricción fue violenta, la hora incierta, aun sonaban las latas y los frenos y yo, caída, miraba el gris del cielo que se me venía encima y me aplastaba como una sanduchera, sentía el asfalto olor aceite pudriéndome la espalda, el calor húmedo del campo era ya fiebre amarilla en forma de sudor, manchas de sangre marcaban como un mapa la biografía en las palmas de mis manos y el excremento vuelto abono era el adorable olor a miseria.
El gemido en mis entrañas amenazaba desde adentro dejándome callada y el arder constante de una vida, y no la sola vida de una mujer, si no de viejas piedras que nadie sabe decifrar, me hacía pensar y no en mi, en la mujer, sino en usted, usted y usted y en usted también.

Yo no soy gato, ni tengo siete vidas, soy una ardilla y cual damnificada, arrasada por el camino, veía la vida pasar y la muerte tocarme el hombro, sentía la tragedia en mis dedos y el sortilegio en las hojas de los arboles. Analizaba la imagen obsesiva en terrores preconscientes y me acordé de usted, la esperanza que perdí el día de la madre y había ganado el día anterior…

Me acordé de usted, de su nombre con 38% de alcohol y su apellido con pasas, de su ambición por el éxito y su acento germánico con toque español y argentino al intentar hablarme al oído en castellano, de su felicidad, de Boston, de los pecados necesarios, los pecadores entre la muchedumbre y los pescadores de almas, pecadoras.

Me acordé de usted, oxigeno en mis pulmones, morfina en mis venas, oasis, señorita de siete colores, wat zeg je?, amiga-mente familiar y familiarmente hermana. Me acordé de nuestros planes en Indonesia, Bali. It’s all Bali. De los tantos brigadeiros que nos quedan por hacer y tanto chill out que correrá por nuestras venas. De la mamá cangrejo. Me acordé de sus viajes (Perú-Costa Rica) y los mios (Dinamarca- Alemania), de las locuras , las borracheras y de la colección de atardeceres que nos esperan a diestra y siniestra en primaveras sin fin y fogatas de verdad.

+sigh+ Me acordé de usted, de mis intentos fallidos por escucharle la voz y los helados de soya de la mejor "gelateria" de Rotterdam que sólo sueño con compartir a su lado…
De las llamadas perdidas y los suspiros infinitos, los besos inmóviles del mundo en movimiento y mis mañanas color gris insomnio esperando amanecer a su lado aspirando palabras con silencio y sensualidad. Me acordé de los dibujos que vinieron y los que vendrán, de duendes encerrados en bolas de cristal, de las negras intenciones de tenernos por siempre y así cocinar el uno para el otro, follarnos las almas para recordar que aun somos mortales y dejar que la historia se arme su propio fin.
Maullidos mientras tomamos expreso y miradas mientras fumamos kool.

Me acordé de usted, de la música, de diablos y poemas, de Psychoine y su gira por Nueva York, me acordé de lo poco que lo conozco y lo mucho que me intriga conocerlo mejor. Me acordé del encanto de las notas, de rascacielos en la gran manzana y las ganas de verlo tocar, ojalá para mi.

…Me acordé de usted, believe it or not. De sus vicios y pasiones, del “Laura, supongo..”, de su fascinación por “World Music” y su aberración a la pontificia…
Me acorde de sus ganas de largarse a Corea Del Norte, de sus promesas, del trazo de las palabras que alcanzan a la música y se mueven perpetuamente llegando al alma, pero no la mía. De su amor al amor y su miedo al fin, del bajillo y el bar gezellig. De los cafés que están servidos pero al paso que vamos, estarán congelados por indecencia.

Y me acordé de usted, de Italia, La República Checa, Bosnia y Polonia, de su cumpleaños y de los tantos brindis que vendrán, de las farras que nos esperan y festivales que disfrutaremos. Salute!

Of course… me acordé de usted también… cual diablillo alemán sobre volando cielos holandeses, de los gamines con los que conversamos, las almas que se acuerdan de nosotros pero olvidan nuestros nombres. En la inundación entre sus ojos que lucen con una bufanda, en los polderes que esperaban ser testigos de explosiones, erotismo y enigmas.
En estrellas que si lo fueron…
Barcelona, Bucarest, Beirut, Berlin y Bogotá. En la elegancia del sentido y la extensión interna del deseo y la plenitud. Como éxtasis parcial… como la historia que no se si inventaremos, como hacernos el amor con estilo y sin mirar, con swing y sin peros y con locura pero sin arrepentirse.

Me acorde de usted, de Sitges, de la montaña y la raja en el cielo que dejaba escapar todas las estrellas españolas, de sueños entre castañuelas y guitarras. Fotografía. En Dalí y Goudí, de la vida entre perros y gatos, de ese paseo prometido entre primas por donde nos lleve el camino…

Ala, me acordé de usted, de las turkish pizzas que tanto prometemos y los museos y festivales que nos quedan por visitar. De la física y mis disgustos con ella, en mis batallas perdidas y guerras bien ganadas. Del jazz viejo y del alternative de otra época, de fotografías y de su hamaca en la pared.

Y hasta me acorde de usted… de todo lo que me falta por hacer con usted y el resto de estudiantes capitalinas, de su amor por el negro y su búsqueda por el m&m morado. De la balanza entre el pensamiento y el sentimiento y del grito de supervivencia en una ciudad que se hace llamar gótica.

Me acordé de muchos que no leerán estas palabras tal vez no las entienden, no tienen tiempo o desconocen su existencia, me acorde de varios que merecen ser mencionados y otros que permanecen en mi memoria.
Y así, entre hematomas y raspones, traumas y roturas de vasos sanguíneos, mi mente estuvo con otros y no conmigo, mi cuerpo era una balsa adolorida que muy bien sabía que el dolor de afuera no sería suficiente, ni el rezo a los huesos de la muerte, ni la plegaría, apenas posible harían el trabajo del pensamiento en momentos como ese.
Y así, con una bicicleta vuelta pedazos pero con las dos piernas completas, leo mi mente y sobrevivo para contarlo.



Now Playing: The Bends (Radiohead), Not Quite Disco (Dimitri from Paris), Devil Reprise (Psychoine), What A Wonderful World (Louis Armstrong ft. Kenny G) , Porque (A Vida Azul)Best served with: life, just life.
::

.:Lo wrote this at: 6:50 AM:.
...