l
width="475" height="400">
.:Sunday, June 26, 2005:.
::
Ciutat Vella. Ciudad de la Furia.

Under the Bridge.

La ciudad tiene dos caras, como una moneda pero con caras iguales, parece dos ciudades. Imagen espectacular la una de la otra si fuera posible construir la una. Derruir la otra. La ciudad está multiplicada, copiada a sí misma, una mona repetida en el álbum, una buena ola en el mar de ciudades. Plazas, avenidas, parques, calles, monumentos, edificios, esquinas, chuzos, cafés y portales encuentran su socio en la misma ciudad, su copia, pero una copia devastada, hastiada de luz, su retrato de Dorian Gray, su Mr Hyde...
Es imposible decir cuál de las dos estuvo antes -¿huevo o gallina?- porque las ruinas y nuevas construcciones se encuentran distribuidas, regadas y esparcidas heterogéneamente a éste o aquel otro lado de la frontera, ese muro o línea que divide a la ciudad en dos ciudades, algo más abstracto que la cortina de hierro, menos psíquico y mas surreal, esa línea que divide a la ciudad en dos pero también las funde; eje de simetría de una locura consentida desde ¿cuando? En algún momento después de los tiempos felices, cuando la ciudad era uno y uno era su propio mundo en ella, no había veneno o aire envenenado y los rostros no se iban paulatinamente poblando por las máscaras... todo por el tufo a naftalina y acento a Alka-Seltzer de contrabando.

Y allí una carretera con el cemento tan nuevo que el sol lo llena de espejismos. Aquí un camino con la piedra herida, salpicada de adoquines. Moles de acero elevándose por encima del ruido y más, más alto hasta tocar el borde mismo de la polución urbana, y ese acero que brilla al menor contacto de luz esparciendo diminutos astros por el aire que en un tiempo más amable hubiéramos comparado con sonrisas. Animal mecánico con mil ojos cuadrados, semidiós moderno, coloso firme en actitud de espera, de macho buscando su hembra en celo... maldito.
Allí un montón de escombros de vidrio roto y óxido de hierro, desplomándose silenciosamente hasta el día en que se convierta en légamo; su cristal quebrado es punta, es arma suicida, es cáncer, un kamasaki; su óxido de hierro desprende la sustancia que corrompe los sueños. Ser deforme y derrumbado. Monstruo demoníaco que se arrastra sobre un suelo destrozado...ruinas abiertas como llagas en el cielo.
Allí un monumento a los héroes de la nada, un mamarracho hecho con punzón de párvulos, pero nuevo y en inauguración. Aquí una Venus de Milo coja, además de manca.

Días grises con atardeceres en tecnicolor y viceversa. Jano de los sentimientos, mitología de hospital, el Yin y el Yang sin eones de por medio, un bilis de nostalgia mas amarillo que nunca, un alemán de fernweh, a redhanded pimp, el sí y el no sin ningún quiza que se interponga. Nada de realidad virtual, todo es una sobredosis bajo un puente.
Under the Bridge.

Así es la ciudad, las ciudades, la ciudad de ahora. Es imposible decir como o cuándo, sólo que así fue y cuando era hora de exonerar del vientre, era sólo eso, era suceder. Exonerar, escapar.
El tiempo es ya algo sin sentido, ha dejado de ser un río sin orillas, si antes era impalpable ahora es inútil y ya no hay más antes ni después, sólo este instante en el cual se hace, sólo este ahora de la edad de ahora. -Right now- Aquí y ahora...sin demora. Por eso no es posible decir cuándo aunque eso sea cierto sobre todo para ellos, para muchos de ustedes.

[El mundo está loco y nuestra sociedad enferma]Nosotros somos pobres, pobres diablos en ciudades que proclaman a los cuatro vientos su modernidad pasada por agua oxigenada o en el mejor de los casos en decol, como la noche.

No es posible decir cuando ni es posible decir cómo: un día, hace mucho o poco o ahora mismo apareció el veneno o el aire envenenado, la ciudad se fue paulatinamente dividiendo. Cada vez más máscaras y menos hombres errabundos por las ruinas. Sólo mimos o estatuas vivientes viendo la suerte pasar con un sombrero y seres estériles en una butaca por una esquina sin apellido que destrozan alguna canción de Bob Dylan con una guitarra desafinada, sobreviviente de un ataque terrorista.
La ciudad cada vez más dividida más llena de alter ego contrariado. Y sin embargo aquí y allá como un rayón mal borrado parece haber signos de que la ciudad -las ciudades- hubiese sido debelada, trasnochada... y nunca nunca nunca más alma sino ahora. La ciudad de la furia.


Now Playing: Bone (Soft Machine)- Unwell (Matchbox 20)- Borderline (Ry Cooder)- Coin Operated Boy (Dresden Dolls)- La Gota Fría (Carlos Vives)- Comtine D'un Autre Ete (Yann Tiersen) Best served with: a city of blinding lights.
::

.:Lo wrote this at: 5:03 PM:.
...