l
width="475" height="400">
.:Friday, February 10, 2006:.
::
Runaway.

Un día comprendió que ya había cortado demasiadas distancias, esas que provocaba con tristeza (una tristeza de ella, que no la catalogaba como incierta, esperada o aleatoria. Acertada, noble insana o errática, sólo tristeza, triste tristeza). Comprendió que era un momento tan bueno como cualquier otro para aprender a hacer sushi, para dejar el tabaco y seguir escuchando a Ry Cooder o a Robert Smith. Para hacer maletas y una ruta a seguir.
El momento, sí, para olvidar la letra de ciertas canciones que colgaban como los sueños, como pequeños minotauros a modo de recordatorios, como mensajes que no cambian pero evolucionan, como gotas de luna remojadas en café...

Comprendió que era tiempo de vivir un sueño sobre el que escribir en vez de escribir sobre vivir un sueño, supo con cierta certeza que era hora de ser impulso, de dejar de ser pálpito, presentimiendo, corazonada y ser de una vez por todas objetivo, jaque mate y revelación.

Así que tal enfermo desahuciado, como si tuviera lo días contados, como si perder el tiempo no fuera un error imperdonable, ella decidió aprender la única manera digna de morir. Cerró las cortinas, dió vuelta a la chapa, miró al del arriba -o al de abajo- y salió rumbo a la luna en el primer taxi que paró al sacarle la mano.

Los vecinos dicen que no ha vuelto y están seguros que murió... con dignidad.

Now Playing: XX Oplimpic Winter Games in Torino Italy. Best Served with: a cinamon roll and a trip to the dark side of the moon.
::

.:Lo wrote this at: 2:50 PM:.
...